Contra los rescates encubiertos en el Hospital de Burgos

El nuevo modificado que recientemente la Consejería de Sanidad reconocía estar negociando con la concesionaria del Hospital Universitario de Burgos no es otra cosa que un “mecanismo de reequilibrio financiero”. Este “nuevo modificado” no implica en realidad nuevas obras o inversiones, por lo que, de acuerdo con las cláusulas administrativas del contrato de concesión, no se puede hablar de modificado, sino de un “rescate encubierto” que se intenta justificar con razones que tampoco se ajustan a la realidad y que está destinado únicamente a mantener los beneficios de Eficanza.


Recientemente, tras sacarlo a la luz el PSOE en los medios de comunicación (1), la Junta de Castilla y León ha reconocido estar tramitando un nuevo “reequilibrio financiero” para Eficanza (2,3). Este nuevo rescate a la Concesionaria supone un nuevo golpe a la sostenibilidad del Sistema de Salud de Castilla y León.

Del análisis de esta situación surgen tres reflexiones.

1. Falta de Transparencia. ¿Por qué decir modificado cuando debe decir reequilibrio?


Constatamos la falta de transparencia en todo lo relativo al HUBU. Una vez más, la Junta sólo informa de lo que otros “destapan”. Y en este caso lo hace con un lenguaje confuso, puesto que define como “modificado” lo que según las clausulas administrativas (PCAP) del contrato de concesión (4) es un “mantenimiento del equilibrio económico­financiero”: si atendemos al detalle de las declaraciones, no se menciona que se vayan a aprobar nuevas inversiones en obra civil o equipamiento.

El Consejero ha tratado de justificarlo en los medios (2,3) diciendo que “al haberse incrementado la superficie inicial del HUBU en un 30 por ciento, tiene una repercusión, por ejemplo, en el servicio de limpieza (...). Hay más superficie y se reequilibra en la facturación”.

Sin embargo, el “reequilibrio” que se está negociando no tiene que ver con dicha declaración. No hay que “compensar” por tener que limpiar más superficie. La remuneración de los servicios que presta Eficanza está especificada en el contrato. Si se limpia más, se factura más. Si se consume más agua, se factura más, si se atienden más consultas, si se opera a más pacientes... se factura más. Con tarifas que, por cierto, ya están muy por encima de los precios de mercado para dichos servicios (recuérdese el ejemplo de la electricidad). Lo único que aquí se modificará es que habrá que pagar todavía más.

2. Un pozo sin fondo


El modelo de Concesión empleado para el HUBU resulta más costoso que la obra pública (7,8). Recurrir a él se explica por cuestiones ideológicas (privatizar lo público, plantear el sistema de salud como un nicho de negocio para inversores...), y porque se ve facilitado por un artificio contable: en términos de contabilidad europea este tipo de contrato no computa como déficit público (algo así como pagar mi compra con tarjeta VISA: para el comercio soy solvente, aunque me esté endeudando hasta las cejas con el banco).

En el caso del HUBU, queda en evidencia que este modelo es ruinoso para el contribuyente. Los sucesivos modificados aprobados durante la construcción del HUBU (5) (investigados en Europa y recurridos en nuestro país (6,7) ya supusieron en su momento la aplicación del mecanismo de reequilibrio financiero contemplado en el contrato de concesión (8) . Además del coste por el incremento de la obra y el equipamiento, la Junta asumió una deuda adicional con Eficanza para que ésta mantuviera los beneficios previstos en su proyecto económico­financiero (7,11% anual).

Se está pagando año tras año una enorme cantidad (más de 75 millones de euros en 2013), que duplica las previsiones. Y aún así, la Junta se dispone a aplicar de nuevo el mecanismo de reequilibrio. Pagaremos aún más, pero no porque haya nuevas inversiones, sino para seguir asegurando los beneficios a Eficanza.

3. El reequilibrio financiero, una sucesión de rescates a la Concesionaria sin que retorne el HUBU a un sistema 100% público


Una crítica extendida a los modelos de concesión de obra pública es que resultan más costosos (9) y que el mantenimiento del equilibrio financiero de la concesionaria predomina sobre el concepto de “riesgo y ventura” (10,11). En la práctica, la empresa no corre riesgos, porque la Administración es garante y no va a dejar a los ciudadanos sin el correspondiente servicio. Hay múltiples casos que lo muestran, tanto en concesiones para infraestructuras (véase el reciente rescate a las autopistas) como en concesiones sanitarias (caso Alzira, concesiones del NHS británico (11), hospitales de Madrid(12)...).

Este incesante goteo de “reequilibrios” es un desastre para la sostenibilidad del Sistema de Salud de Castilla y León. La Junta dedica cada vez más recursos a mantener los beneficios de Eficanza, al tiempo que realiza unos recortes en Sanidad que no tienen precedentes desde la puesta en marcha del Sistema Nacional de Salud.

El reequilibrio financiero es un rescate a la Concesionaria y un nuevo golpe a la sostenibilidad del Sistema de Salud de Castilla y León. 


Basta de rescates encubiertos

Recuperemos el HUBU para el Sistema Público de Salud



REFERENCIAS:


1. Diario de Burgos (19/11/2014): El PSOE alerta de la gestión de otro modificado para el HUBU. Disponible en http://www.diariodeburgos.es/noticia/ZB6C26D8A-CEB0-41E5-D1E755923A6AA0E4/20141119/
2. Burgos Conecta (20/11/2014): Sanidad confirma nuevo modificado de Eficanza sobre el HUBU. Disponible en http://burgosconecta.es/2014/11/20/sanidad-confirma-nuevo-modificado-de-eficanza-sobre-el-hubu/
3. Diario de Burgos (20/11/2014): Eficanza ha solicitado otro modificado para el HUBU que "se está tramitando" por lo que aún "no está concluido". Disponible en http://www.diariodeburgos.es/noticia/Z0934BAC1-FD64-BD10-903FA73D41EB358B/20141120/
4. Pliego de Cláusulas Administrativas Particulares que ha de regir la contratación de la concesión de obra pública, para la construcción y explotación del Nuevo Hospital de Burgos. Página 106. Consejería de Sanidad. 12/08/2005. Disponible en https://drive.google.com/file/d/0B0Tqk7hc0SKKZENfTWlWaHY4Nmc/view?usp=sharing
5. Eldiario.es (03/12/2014): Bruselas abre un expediente de infracción a España por cambiar los contratos del Hospital de Burgos. Disponible en http://www.eldiario.es/politica/Bruselas-expediente-Espana-Hospital-Burgos_0_331067371.html
6. Resolución de la Gerencia Regional de Salud de Castilla y León de modificación del proyecto de ejecución de las obras relativas al Contrato de concesión de obra pública para la construcción y explotación del Nuevo Hospital de Burgos de 9 de octubre de 2009.
7. Diario de Burgos (04/12/2014). El PSOE pide que se anulen dos modificados del HUBU. Disponible en http://www.diariodeburgos.es/noticia/ZBA9B1A77-E762-B5E9-B18E7A90975BA3D7/20141204/
8. Modificación del Contrato de concesión de obra pública para la construcción y explotación del Nuevo Hospital de Burgos de 27 de diciembre de 2010.
9. Martin McKee, Nigel Edwards, Rifat Atun. Public–private partnerships for hospitals. Bulletin of the World Health Organization. 2006;84:890­896.
10. Fernando I. Sánchez y José Ma Abellán, Grupo de Trabajo en Economía de la Salud (GTES), Universidad de Murcia. Las concesiones de obra pública en sanidad (PFI): entre decepcionantes e inevitables.17/01/2013. Disponible en http://nadaesgratis.es/?p=27749
11. Allyson M Pollock, Jean Shaoul, Neil Vickers. Private finance and “value for money” in NHS hospitals: a policy in search of a rationale?. BMJ 2002; 324:1205 doi: http://dx.doi.org/10.1136/bmj.324.7347.1205
12. El País: Madrid tuvo que rescatar en 2010 a sus hospitales de gestión semiprivada. 24/10/2012. Disponible en http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/10/24/madrid/1351105416_077906.html

Descargar el artículo completo (PDF 142 Kb)



Las Unidades de Gestión Clínica. Otro paso hacia la privatización de la sanidad

Procedencia de la imagen: Intersindical Canaria
El Sistema Nacional de Salud (SNS) está en fase de privatización. Esto ya no lo niegan ni los protagonistas. A finales de los años noventa irrumpieron en los hospitales con un ímpetu que no ha hecho más que crecer. El penúltimo ejemplo es nuestro HUBU.

Su siguiente objetivo es la introducción del espíritu empresarial en los servicios clínicos. Aquí no se trata ya de entregar directamente la sanidad a empresas, sino de constituir empresas dentro del mismo corazón del hospital o del centro de salud. Son la Unidades de Gestión Clínica (UGC). El día 4 de diciembre, la Junta de Castilla y León aprobaba el decreto que pone en marcha las unidades de gestión clínica en nuestra comunidad con la oposición de todos los sindicatos presentes en la Mesa Sectorial de Sanidad.

Las UGC aparecen bajo el siguiente paradigma: profesionales del SNS se agrupan “voluntariamente” para asumir “empresarialmente” la responsabilidad de la asistencia sanitaria en su ámbito creando una “pequeña empresa” que responde de los resultados clínicos y “económicos” en un proceso de “transferencia de riesgos” por lo que si hay beneficio residual, “ahorro”, éste revierte económicamente en los trabajadores. Además éstas microempresas pueden “competir” con otras similares como si fueran tiendas, beneficiándose así el sistema.

Pese a que las enormes lagunas que deja el decreto sobre las condiciones de funcionamiento hay elementos mas que suficientes para rechazar las UGC desde tres órdenes de consideración: para el profesional, para el sistema público y para el paciente.

A. Para el profesional


Sin ningún ánimo de la exaustividad,  que corresponde a los sindicatos:

1. El director es “nombrado” directamente por el SACYL y, por tanto, de forma arbitraria.

2. El invento es un mar de incertidumbre. Medidas legales y acuerdos con organizaciones sanitarias hacen posible el paso a contratos laborales. Nada se dice de funciones específicas, responsabilidades, condiciones laborales, etc.

3. Las condiciones de los profesionales que no firmen la integración son otra gran incógnita

4. Las contrataciones futuras son “propuestas” por el director de la UGC dejando en suspenso de un plumazo los habituales criterios de ingreso, promoción y traslados.

5. La propuesta de mejora que le hacen al profesional es la obtención de incentivos económicos en caso de superávit sin establecer normas, limites ni criterios.

En resumen, para los profesionales se trata de embarcarse en una iniciativa de la que apenas saben nada. Les prometen un posible pero indefinido incentivo económico y a cambio pueden perder la condición de estatutario, derechos y condiciones laborales. Es de prever una evidente precarización.

B. Para el Sistema Público no existe ninguna evidencia sobre la mayor eficiencia del sistema que se propone.


1. El único objetivo de gestión que se persigue con las UGC es el AHORRO, no Eficiencia. La preocupación es el gasto, no la calidad.

2. Para el SNS es la entrada del caballo de Troya. La destrucción desde dentro de un sistema necesitado de reformas, acosado y herido en varios flancos, que necesita cuidados con cariño y no una infección que acabe de desestabilizarlo.

3. La fragmentación del sistema en múltiples unidades es el paso previo para el advenimiento del capital privado, eso sí, en aquellas que se vean rentables.

4. No creemos que la estructura directiva del SNS sea capaz de controlar y evaluar las futuras UGC con su gran complejidad y heterogeneidad.

5. La Atención Primaria (APS), tan exangüe y a falta de una auténtica refundación, entra en peligro de desaparición. Serán “compradas” antes que los demás servicios. Y no olvidemos una cosa: técnicamente el SNS debe descansar en una APS fuerte y resolutiva. Si algo está claro es que los basados en la APS son mejores, mas equitativos, mas justos y mas baratos.


C. Los pacientes no tienen nada que ganar en todo esto


1. El marcado acento economicista de las UGC, centrado en el ahorro, tiene al paciente como rehén.

2. La práctica de la gestión clínica, con la mejor de las evidencias y criterios de eficiencia, no necesita la parte empresarial que proponen las UGC. Este solo le aporta el grave riesgo de que el economicismo, influido por el interés de obtener ahorro, contamine las decisiones de los profesionales. Hay en el SNS Español cientos de unidades y servicios bien gestionados con excelentes indicadores y los pacientes lo aprecian.


En conclusión, mejoremos lo que hay que mejorar; prioricemos la eficiencia y demos más protagonismo a los profesionales, sí, y a los pacientes (los grandes callados). La gestión del SNS requiere gestores preparados e independientes. Profesionales de la dirección capaces de concertar a los profesionales en torno al sistema y gestionar Con-Ellos.

El SNS, uno de los primeros activos de éste país, hay que abordarlo globalmente a partir de un gran debate en el que no caben mayorías absolutas, que se centre en la eficiencia y la sostenibilidad, con base en evidencias y con metodología y criterios técnicamente consistentes. Ese es el camino y no la improvisación de medidas aisladas con la presión de intereses económicos ajenos o el empeño de adelgazar el gasto sanitario hasta donde la población lo soporte.

La privatización no es la solución, es el principio del final de Sistema Nacional de Salud. Y las UGC forman parte de ese proceso privatizador.

Diciembre de 2014
SANIDAD PÚBLICA SI – BURGOS

La Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública de Castilla y León, contra las Unidades de Gestión Clínica

La Plataforma Social en Defensa de la Sanidad Pública de Castilla y León quiere mostrar su más absoluto y contundente rechazo ante la aprobación del Decreto 57/2014 de 4 de diciembre, por el que se regula la constitución y funcionamiento de Unidades de Gestión Clínica del Servicio de Salud de Castilla y León.



Más allá de los términos “dulces” en los que estas UGC parecen presentarse en el texto del Decreto, lo que es cierto es que esta forma de gestión no constituye ningún “Eldorado” sino que supone un paso hacia la fragmentación del sistema sanitario convirtiéndole en microempresas que entrarán en competencia entre sí, ya que, por encima de la mencionada y pretextada “autogestión” de los profesionales, lo que la administración realmente pretende es controlar y regular el crecimiento presupuestario, con promesas de mejoras salariales para algunos profesionales por medio de incentivos (como forma enmascarada de abrir el abanico salarial de ciertos jefes intermedios), y todo ello a costa del empeoramiento de las condiciones de trabajo del resto de los profesionales de la plantilla y a costa de la merma en cantidad y calidad de algunas prestaciones para con los pacientes.

Aceptamos la implicación de los profesionales sanitarios en el proceso de la gestión clínica entendiendo por tal la mas eficiente utilización de los recursos basada en criterios de evidencia científica pero rechazamos que se creen microempresas que utilicen la posible generación de beneficios marginales, ahorrando gastos en la atención directa o indirecta de los pacientes, para gratificar económicamente a los profesionales lo que supone un incentivo potencialmente perverso.

Estas UGC constituyen una primera fase en el proceso de fragmentación y quebranto del modelo público, para, en otra fase posterior proceder a medidas que legitimarán los recortes sanitarios y justificarán una privatización abierta.

No existe constatación de alcanzar ningún beneficio para los pacientes con esta nueva forma de gestión “atomizada”, como así lo demuestran los ejemplos que encontramos en las CCAA que lo tienen implantado, salvo el hecho de que, por medio de estas UGC, la administración elude responsabilidades políticas delegando y derivando las consecuencias de los recortes en sanidad hacia los jefes y coordinadores de los servicios que se transformen en UCG, y que serán incentivados por y para ello.

Plataforma por la Sanidad Publica de Castilla y León
Diciembre 2014

BOCYL: DECRETO 57/2014, de 4 de diciembre, por el que se regula la constitución y funcionamiento de Unidades de Gestión Clínica del Servicio de Salud de Castilla y León.

Unidades de Gestion Clínica al servicio de la privatización sanitaria

El día 4 de diciembre, la Junta de Castilla y León aprobaba el decreto que pone en marcha las unidades de gestión clínica en nuestra comunidad con la oposición de todos los sindicatos presentes en la Mesa Sectorial de Sanidad. Con ello, la administración da un paso más hacia la privatización de la sanidad. Así lo ve la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública, y así lo vemos en Sanidad Pública Sí.

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FEADSP) ve en la introducción de las llamadas Unidades de Gestión Clínica un intento más del Ministerio de Sanidad para "desmantelar y privatizar" de manera encubierta el Sistema Nacional de Salud (SNS).
En su opinión, el objetivo es "fragmentar los centros sanitarios en múltiples entidades empresariales con autonomía plena para gestionase aplicando las diferentes fórmulas de gestión privada (Ley 15/97), presupuesto propio y capacidad para comprar y vender sus servicios creando un mercado interno sometido a las leyes de la competencia".



La UE expedienta a España por el sobrecoste del Hospital de Burgos

La Comisión Europea ha incoado un procedimiento de infracción contra España por el sobrecoste y las modificaciones realizadas en la concesión de obras y el equipamiento en el Hospital Universitario de Burgos.



El centro fue construido por el sistema de concesión de obra pública, por el que una unión temporal de empresas se encargó de la construcción y equipamiento a cambio de la concesión de los servicios no asistenciales del hospital durante 30 años.

El hospital terminó costando 528 millones, 286 más de lo previsto cuando se adjudicó, al aprobarse durante los últimos años varias modificaciones del proyecto.

El centro, que costará en 30 años más de 2.000 millones de euros a los burgaleses, es objeto de varias investigaciones por las posibles "irregularidades contables y administrativas en el proceso de adjudicación, contratación y gestión del hospital". Además del procedimiento abierto abierto en Bruselas, la Fiscalía tiene en sus manos la documentación que le ha transmitido el Tribunal de Cuentas.

El procedimiento se abrió tras la denuncia anónima de un particular en septiembre de 2013 por el sobrecoste del centro, para el que la Junta tuvo que avalar un crédito de 128 millones de euros concedido por el Banco Europeo de Inversiones a una empresa pública -Sociedad Patrimonial de Castilla y León S.A.- que después fue a parar a la concesionaria, a pesar de que el dinero de este banco público europeo no se puede destinar a iniciativas privadas.


Fuentes:


¿Rescate del HUBU? ¡No, gracias!

Después de las experiencias de los “rescates públicos” de hospitales privatizados en Madrid y Valencia, que utilizaron dinero público para sanearlos al fracasar en su gestión privada para después devolvérselas a esas mismas empresas, está claro que un “rescate” para el HUBU no es lo adecuado. Lo que procede y exigimos es la RECUPERACIÓN del HUBU. Y no de cualquier manera y a cualquier precio, sino de forma Transparente, Justa y Responsable.



Los ciudadanos tenemos derecho a conocer cómo y por qué se implantó en Burgos un modelo que está siendo ruinoso para todos, especialmente para los ciudadanos que vemos cómo se hipoteca nuestro futuro para beneficio de unos pocos. Necesitamos saber cómo se realizó el proceso de adjudicación, con qué criterios, qué ofertas se presentaron y cómo se valoraron. También necesitamos saber por qué se firmó un contrato tan perjudicial para las arcas públicas. Necesitamos y exigimos, en resumen, transparencia.

Quienes crearon el problema, el gobierno de Castilla y León y la empresa concesionaria, deben buscar la fórmula para conseguir recuperar el HUBU para la propiedad y gestión pública, pagando el precio justo por ello, pero sin perjuicio de los intereses públicos. Debe revisarse y auditarse todo el proceso y aclarar por qué los incrementos del coste se hicieron a costa de un vial entre el HUBU y el Hospital Divino Valles que no existe, de un helipuerto que se presupuestó y pagó dos veces y sólo existe uno, el Instituto de Investigación igualmente presupuestado y pagado y que tampoco existe, al menos en Burgos. Revisar y valorar todos los incumplimientos del contrato que se han dado en estos pocos años de existencia del HUBU, para que el precio de su recuperación sea justo.

Las decisiones políticas sin sustento científico ni técnico son responsabilidad única y exclusivamente de quienes las toman. Las consecuencias de esas decisiones las sufrimos pacientes y ciudadanos no sólo de Burgos sino de toda Castilla y León, que no hemos tomado esas decisiones ni tampoco se nos ha consultado sino, más bien al contrario, se nos ha ignorado y se han tomado en contra de nuestra opinión manifestada en su día a través de movilizaciones y actos diversos. Los que han tomado las decisiones y se han empecinado en un modelo ruinoso y opaco, deben asumir sus responsabilidades.

Nuestra responsabilidad, como asociación y como ciudadanos, es exigir una recuperación transparente, justa y responsable del HUBU y en ello seguiremos hasta conseguirlo, más temprano que tarde antes de que la propiedad del HUBU caiga en manos de “fondos buitre” o empresas cuyos objetivos sean aún más ajenos a la salud de la población, como ha pasado recientemente con el hospital Puerta de Hierro de Madrid.

Se constituye la Plataforma para la Defensa de la Sanidad Pública en Castilla y León

Seis colectivos vinculados a la defensa de la Sanidad Pública en la Comunidad han decidido constituir la Plataforma para la Defensa de la Sanidad Pública en Castilla y León.

La asociación Sanidad Pública Sí (Burgos), la Plataforma por la Sanidad Pública de León, la Plataforma por una Sanidad Pública de Todos y para Todos de Palencia, las Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (ADSP) de Salamanca y Valladolid y la Marea Blanca de Segovia unirán sus fuerzas en la defensa del carácter universal de la sanidad y en todas las actividades y movilizaciones que se lleven a cabo en el conjunto de la Comunidad en defensa del Sistema Sanitario Público, muy particularmente por la reversión de la forma de gestión -de privada a pública- del Hospital Universitario de Burgos.


En la reunión celebrada el día 14 de Noviembre en el Colegio de Médicos de Valladolid se llevó a cabo una reflexión sobre el deterioro de la sanidad en Castilla y León desde la puesta en marcha del Real Decreto de abril de 2012, que abrió la puerta al conjunto de recortes que se están produciendo. De forma general, se constató el incremento insoportable de las listas de espera, en buena medida derivado de los recortes de plantillas tanto en atención primaria como hospitalaria.

Asímismo, se constató el impulso a los procesos de privatización por diversas vías y la pérdida del derecho a la asistencia sanitaria por un número significativo de personas en la Comunidad, cuestión ésta que afecta especialmente a algunas provincias como es el caso de León y Valladolid.

Una multitudinaria cadena humana reclama la recuperación del HUBU

Entre 5000 y 9000 personas, según los cálculos, se unieron a la cadena humana entrehospitales organizada por la Plataforma por la Sanidad Pública de Burgos para reivindicar que el Hospital Universitario de Burgos pase a ser de gestión pública.


Las previsiones de participación se superaron con creces y los burgaleses acudieron masivamente a esta convocatoria para reclamar una vez más la recuperación del HUBU para es sistema sanitario público.

Video de la Cadena Humana Entrehospitales

Fotos de la Cadena Humana Entrehospitales


La cadena humana entrehospitales en los medios

La movilización ha tenido una gran repercusión en diferentes medios informativos:


26 de octubre: Cadena Humana EntreHospitales

Tras el éxito de la manifestación del pasado 12 de junio, la Plataforma por la Sanidad Pública en Burgos vuelve a convocar una nueva movilización para conseguir el rescate del Hospital Universitario de Burgos.

El próximo domingo 26 de octubre se quiere formar una gran cadena humana que una los hospitales General Yagüe, Divino Valles y el Universitario para reclamar nuevamente el cambio en el modelo de gestión del HUBU.

Para poder completar la cadena se necesita la participación de al menos 3.500 personas que unan sus manos a lo largo de todo el recorrido que separa los tres hospitales. Para conseguir la mayor participación se realizará una nueva campaña de sensibilización en las calles, los mercados y los centros de salud en la que se explicará de una forma «sencilla y didáctica» por qué se pide que el Hospital Universitario sea totalmente de titularidad pública.

Se han numerado las zonas y repartido credenciales para hacer más fácil la organización, la gente que no tenga credenciales puede acudir igualmente a la zona que prefiera. Al finalizar la cadena humana, nos concentraremos en la zona verde situada frente al HUBU donde se leerá un comunicado.


Sanidad Pública Sí denuncia la política de personal de Eficanza

Desde la asociación Sanidad Pública Sí queremos denunciar la política de personal de Eficanza, empresa concesionaria que gestiona el Hospital Universitario de Burgos. Eficanza ha despedido a dos trabajadores de mantenimiento del turno de tarde y amenaza con seguir . La concesionaria acusa a los trabajadores del Sacyl de ser los responsables de las inundaciones que hemos denunciado en su dia.

Sobre la entrevista al Consejero de Sanidad publicada en Diario de Burgos

Reproducimos aquí el comentario que despues de varios intentos no se nos ha publicado en DB sobre la entrevista al Consejero de Sanidad publicada en ese periódico el 29 de junio de 2014 y en la que afirma que «De construirse ahora el hospital es probable que no se optara por el actual modelo de gestión»


Cuando el consejero deSanidad de Castilla y León respondió a la pregunta de las periodistas: ¿Adoptaría la Junta este modelo para otro hospital de la región? Seguramentetenía en mente muchos argumentos para responder pero, entre los que mencionó, ninguno se refería a hechos por todos conocidos y que demuestran que la Juntade Castilla y León se equivocó al elegir este modelo:
  • Es más costoso: 314 millones de euros según el consejero; 423,8 millones de euros según la concesionaria (dato que se refleja en sus cuentas de 2012, como dice el propioconsejero), en cualquier caso muy superior a los 242.851.578 euros establecidos en el contrato de concesión de obra pública por la que se adjudicó el HUBU;
  • Tuvo retraso: El HUBU seinauguró en junio de 2012, casi tres años más tarde de lo anunciado inicialmente y de lo establecido en el contrato de concesión (42 meses a partirdel 28 de mayo de 2006), sin penalización por cierto, como contempla el contrato;
  • Es peor: Desde su inauguración el HUBU ha estado constantemente en obras, ha sufrido inundacionesy desperfectos en sus instalaciones, ha aumentado las listas de espera y ha generado un importante malestar entre los profesionales y usuarios.
Con estas realidades se entiende que el consejero tenga claro que éste no es un modelo para repetir, aunque no diga los verdaderos motivos. Lo honesto sería reconocerlo y buscar soluciones.

Que el HUBU es un hospital privado no lo decimos sólo nosotros, lo dice el contrato de “concesión de obra pública para la construcción y explotación del nuevo hospital de Burgos” que, como señala también el consejero, para recuperar la concesión supone un coste económico que no existiría si fuese público.

También lo dicen, a la mínima, los trabajadores de Eficanza a los trabajadores y usuarios del hospital, y lo dice también el Ayuntamiento cuando se niega a multar los coches mal aparcados dentro del recinto del HUBU o plantea las dificultades para que el transporte público entre en una instalación privada.

El hecho de que no se cobrea los usuarios es porque el sistema sanitario (no el hospital) es público y se paga con los impuestos de todos los burgaleses y castellano-leoneses (como tampoco pagan los funcionarios de Muface que acuden a clínicas privadas para su atención sanitaria).

Cuando el consejero intenta justificar por qué la Junta no adopta el modelo del HUBU para otros hospitalesde la región, argumenta que “en estos momentos tendría unos costes demasiado elevados”. Aunque tímidamente, por fin la Junta reconoce que el modelo de concesiónes más costoso. Y si no es rentable que el próximo hospital se construya con el modelo de concesión, menos aún lo era en 2005. Entonces la deuda de la comunidad autónoma era cinco veces menor y no había la actual limitación de la capacidad de endeudamiento de las comunidades autónomas (2005: 1.789 millonesde euros. 2013: 8.183 millones, según datos del Banco de España).

Los gastos financieros se acaban pagando tanto con el modelo de concesión como con el tradicional, por loque el único “argumento” del consejero no se sostiene a la luz de los datos. Por eso, es lícito preguntarle ¿Cuáles son los verdaderos motivos por los quese eligió ese modelo para el HUBU?

También reconoce que el modelo es más caro cuando las periodistas le piden que aclare cuánto va acostar el HUBU y durante cuánto tiempo. El consejero responde que, “el HUBU le cuesta a la Consejería una media de 46 millones de euros al año de canon durante los 26 años de concesión.” Le parecerá poco, pero es un 50% más de lo previsto y no tiene en cuenta los pagos de los modificados, que también forman parte del canon, y lo han incrementado hasta más de 70 millones anuales (más del doble del canon inicialmente establecido: 30 millones).

Como el mismo consejero reconoce, en el contrato se establecen posibilidades de rescisión o recuperación de la concesión y señala: “A quienes lo proponen, yo les preguntaría si han valorado el impacto que supone”. A lo que le respondemos ¿Lo hizo la Junta cuando firmó el contrato? Es su responsabilidad tanto el modelo elegido y las condiciones en que se realizó como, por supuesto, la solución al problema que la Junta ha creado con este modelo para el HUBU.

Este modelo es una losa para los burgaleses y todos los castellanos y leoneses. Además de pagarlo durante los próximos 28 años, ya estamos sufriendo otro coste en forma de listas de espera (a pesar de las “externalizaciones” y del cierre de camas, que según el consejero “no se necesitaron”), recorte de personal en Atención Primaria  (a través de la reestructuración como el mismo consejero reconoce) y en el hospital (“habrá algún retoque” y “el aprovechamiento del plan de jubilaciones”) y el deterioro de la calidad como han denunciado los anestesistas y otros profesionales.

Insistimos, lo honesto es reconocer los errores y subsanarlos de una forma transparente, justa e inmediata.

10.000 burgaleses piden el rescate del Hospital Universitario

Unas 10.000 personas se echaron el 12 junio a la calle pidiendo el rescate del Hospital Universitario de Burgos (HUBU) y defendiendo una sanidad pública y de calidad. La convocatoria de la Plataforma por la Sanidad Pública de Burgos reunió a profesionales sanitarios, pacientes y ciudadanos de a pie de todas las edades y condiciones sociales y políticas.


La manifestación, bajo el lema ‘Hospital 100% público. ¡Recuperación Ya!’, ha partido pasadas las 20:00 de la tarde de la Plaza del Cid con destino la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León (Glorieta de Bilbao), lugar al que la cabecera ha llegado sobre las 21:00, mientras que los últimos manifestantes todavía estaban entrando en la calle San Lesmes. Entre medias, la marea ciudadana ha recorrido las avenidas Reyes Católicos y Cantabria, haciendo una parada en la Gerencia Territorial de Salud, y coreando lemas como ‘La sanidad no se vende, se defiende’, ‘Las listas de espera desesperan’ o ‘Este hospital es una estafa’.

Desde la Plataforma Sanidad Pública de Burgos, su presidente, José Luis Ayllón, médico de Atención Primaria, ha insistido en que el modelo de gestión del HUBU es “absolutamente insostenible”. Es un error que la administración regional no quiere reconocer, a pesar de que profesionales, usuarios y ciudadanos en general lo ven en el funcionamiento diario del centro hospitalario. El HUBU es “un pozo sin fondo” y, tarde o temprano, la Junta tendrá que rescatarlo. “Cuanto más tardemos, más dinero estaremos perdiendo y más posibilidades de deterioro de la atención sanitaria”, ha asegurado Ayllón.

Seguir leyendo en Burgosconecta.es

Video-crónica Manifestación por el rescate del hospital de Burgos. Por Burgos Dijital




Más fotos en: www.facebook.com

Manifiesto por la recuperación del HUBU y en defensa de la Sanidad Pública

Reproducimos aquí el comunicado que se leyó en la manifestación del 12 de junio en Burgos en favor de la recuperación del HUBU para el sistema sanitario público y que no todos los asistentes pudieron escuchar por los problemas con la megafonía. Pedimos mil perdones.



Manifiesto por la recuperación del HUBU y en defensa de la Sanidad Pública


Para dotar de un nuevo hospital a Burgos, la Junta de Castilla y León eligió un modelo de concesión con el que se prometió que se haría en menos tiempo, más barato y mejor que con un modelo de titularidad y gestión 100% públicas.

Pacientes, ciudadanos y profesionales estamos aquí porque a pesar de la falta de transparencia, vamos comprobando que ninguna de estas promesas se está cumpliendo y que actualmente se gasta más y se resuelven peor los problemas de salud de la población.

El sobrecoste en la construcción del hospital es desorbitado (más de 423 millones de euros). ¿Cómo es posible que a pesar de modificados y de lo que han costado haya un rápido deterioro de la infraestructura y continuas obras y reparaciones desde la puesta su marcha?

El coste a pagar en los 30 años de duración del contrato también se está disparando, debido a un contrato de Concesión con una fórmula abusiva de retribuciones. Se multiplican los gastos, a pesar de las precarias condiciones laborales del personal dependiente de la Concesionaria.

Se nos dice que confiemos, que este modelo está saliendo incluso barato, pero Eficanza dice que se le paga poco, que está en pérdidas, que hay que pagarle todavía más.

Hay un problema generalizado en todos los centros hospitalarios y de Atención Primaria, por la política de reducir gastos, y por el estilo de dirección de los actuales responsables del Sacyl, que apenas cuentan con los profesionales en los procesos de análisis y toma de decisiones.

En este panorama, lo del Hospital de Burgos no es un problema local, sino que compromete la viabilidad de todo el sistema sanitario de Castilla y León.  La Junta puede recortar en muchos apartados del presupuesto, pero no en el pago anual que paga a Eficanza. En lugar de los previstos 30-33, dedica 70 millones de euros. Y la cantidad podría ser mayor según acaben los litigios entre la concesionaria y la Junta.

El modelo de concesión está mostrando ser un “pozo sin fondo” que hipoteca a las iguientes generaciones.  Lo que se dedica al desvío en la cuantía del canon es dinero que se tendría que estar invirtiendo en personal, en recursos en atención primaria y en el medio rural,en reducir listas de espera...

¿Cómo es posible que se cierren plantas, se reduzca en personal, se recorte en Atención Primaria y se retiren profesionales del medio rural... y se pague a clínicas privadas para aliviar la lista de espera que se va acumulando y que ya es la más alta de toda la Comunidad? Lo que se ahorra en personal se gasta privatizando listas de espera.

Los políticos de la Junta de Castilla y León saben que se han equivocado eligiendo este modelo de gestión, por lo que les exigimos, transparencia, honestidad y valor para rectificar cumpliendo con las obligaciones que como servidores públicos tienen en la resolución de esta situación.

Planteamos:
  1. Recuperar la titularidad y gestión pública para el Hospital Universitario de Burgos. Es una obligación y una responsabilidad ética moral y política para defender un Sistema de SaludPúblico Universal y sostenible, y no hipotecar el futuro sanitario y económico de las generaciones venideras de Castilla y León. 
  2. Potenciar los servicios de AtenciónPrimaria, base del Sistema Sanitario y puerta de entrada al Sistema de Salud.
  3.  Potenciar de forma real el medio rural,asegurando e implantando aquellos servicios que permita una atención igualitaria y de calidad a las personas que habitan en las poblaciones rurales.
  4. Acabar con las derivaciones a clínicas privadas, puesto que el Hospital de Burgos está dotado con suficiente capacidad material y competencia profesional como para asumir todas las necesidades sanitarias de la población de Burgos.
La ciudadanía de Burgos somos conscientes de las dificultades pero apoyaremos con nuestra presencia la decisión que se tome, en el sentido de recuperar la gestión y titularidad pública del Hospital Universitario de Burgos, con transparencia y justicia.

Desde la Plataforma por la Sanidad Pública de Burgos queremos agradecer vuestro apoyo en la recogida de firmas y en vuestra presencia en esta manifestación demostrando al presidente de la Junta cual es nuestro deseo y que no estamos conformes con el modelo actual de Hospital. Esto no acaba aquí, es el principio. Esta difícil pero mas difícil será si no nos manifestamos y luchamos por lo que queremos como ciudadanos de Burgos.

¡RECUPEREMOS EL HUBU, SANIDAD 100% PÚBLICA!

Plataforma por la Sanidad Pública de Burgos

El negocio de las listas de espera en el hospital de Burgos

El Hospital de Burgos es un gran agujero negro que se traga el presupuesto para la sanidad de toda la Comunidad de Castilla y León. Para poder hacer frente al sobrecoste ocasionado, este moderno hospital está reduciendo plantilla de personal, reduciendo camas, cerrando plantas y eliminando las horas extra de los facultativos. El resultado es que tenemos las listas de espera más largas de toda la comunidad.


Ahora, para reducirlas, se están enviando pacientes a hospitales privados de otras provincias. Tras habernos hipotecado con el HUBU ahora toca ahorrar y recortar porque, además, estamos en tiempos de crisis.

En este tercer y último video de la entrevista de BurgosDijital al portavoz de la Plataforma por la Sanidad Pública de Burgos, se habla de las listas de espera en el HUBU, de los efectos de
los recortes en sanidad en época de crisis, de cómo han acabado las experiencias privatizadoras en paises como Francia, del clima laboral en el nuevo hospital y de la manifestación del próximo día 12 de junio para pedir la recuperación del HUBU para el sistema público de salud.


Más videos de la entrevista:



Eficanza y su oscuro negocio en el hospital de Burgos

En la segunda parte de la entrevista de BurgosDijital al portavoz de la Plataforma por la Sanidad Pública de Burgos, se explica cómo la empresa Eficanza, concesionaria del Hospital de Burgos, tiene asegurada una rentabilidad anual del 7,2 por ciento.

Eficanza es la unión de empresas encargada de construir y gestionar durante 30 años el hospital de Burgos. Primero duplicó el presupuesto original para su construcción, pasando de 242 millones de euros a 430. En el contrato original figuraba como pago por parte del SACYL un canon anual de 30 millones de euros durante 30 años, pero tras los sucesivos modificados ha pasado a ser de 71 millones de euros. Además, la empresa obtiene beneficios importantes de la explotación de otros servicios no sanitarios como aparcamiento (el más caro de la región) comidas, lavandería, equipamientos, etc, etc.


Más videos de la entrevista:



Jueves 12 de junio: Manifestación por la Sanidad Pública en Burgos

La Plataforma por la Sanidad Pública en Burgos ha convocado una manifestación el próximo 12 de junio para pedir a la Junta de Castilla y León que “recupere el carácter público del Hospital Universitario de Burgos”, coincidiendo con el segundo aniversario del HUBU.

El Hospital Universitario de Burgos (HUBU) es de gestión y titularidad privada. Su presupuesto de construcción y equipamiento fue de 242 millones de euros y el coste final estimado ha sido de más de 400. El canon anual inicial era de 30 millones y actualmente ya está en 71. El desvío presupuestario y la doble gestión público-privada están provocando ineficiencias que se reflejan en el aumento de las listas de espera, la privatización de servicios con el desvío de intervenciones a las clínicas privadas, el recorte de servicios, sobre todo en el medio rural, y el deterioro generalizado de la calidad de la asistencia.

Aún se desconoce el coste real del HUBU pero se sabe que ha hipotecado a la población de Castilla y León para los próximas tres décadas, dejando una pesada carga a las siguientes generaciones. A casi dos años de su inauguración, los accesos siguen siendo complicados, no se ha parado de realizar obras con un sobrecoste importante, el aparcamiento es el más caro de la comunidad autónoma y el precio que se paga por el uso del hospital es abusivo. A título de ejemplo: según el contrato, la electricidad se factura a 0,20 €/Kw más el incremento del IPC. Esto ha supuesto un beneficio en el año 2013 de casi 5 millones de euros para la concesionaria sólo por hacer de intermediaria.

Por ello, desde la PLATAFORMA POR LA SANIDAD PÚBLICA EN BURGOS, en defensa de los intereses de todas las personas que utilizamos el Hospital Universitario de Burgos, así como de la sanidad pública de Castilla y León pedimos:

1.     Que se devuelva la gestión y la titularidad del HUBU al sistema público de salud.

2.     Que se dote a la Atención Primaria de los recursos humanos y materiales necesarios para su óptimo funcionamiento en coordinación con el Hospital Universitario y los servicios sociales.

3.     Que se acabe con las listas de espera y no se derive a los pacientes a las clínicas privadas.  

Nos vemos en   
MANIFESTACIÓN POR LA SANIDAD PÚBLICA EN BURGOS
JUEVES 12 DE JUNIO A LAS 20 HORAS. PLAZA DEL CID

¿Qué se esconde tras la privatización del Hospital de Burgos?

Si la sanidad funcionaba razonablemente bien y era bien valorada por los ciudadanos, ¿por qué ese impulso privatizador en España y, en particular, en Castilla y León y en Burgos? Este movimiento privatizador, que lleva ya en marcha varios años en nuestro país, está utilizando fórmulas que ya se ha demostrado perjudiciales en otros países.

En este video -el primero de una serie de 3 realizados por BurgosDijital en los días previos a la gran manifestación del 12 de junio- el portavoz de Sanidad Pública Sí y de la Plataforma por la Sanidad Pública de Burgos, Juan Antonio Ayllón, expone algunos datos sobre lo que se esconde tras la privatización del HUBU.


Más videos de la entrevista:




Hospital Universitario de Burgos: ¿Salud o Negocio?

Tras varios años reclamando para Burgos un nuevo hospital que sustituyera al antiguo "General Yagüe" ya obsoleto, la Junta de Castilla y León abordó la construcción de un nuevo centro hospitalario cuyo presupuesto inicial era de 242 millones de euros y cuyo plazo de ejecución era de 3 años.

Ninguna de estas premisas se cumplió. El coste final del Hospital Universitario de Burgos se amplió a 454 millones de euros y las obras finalizaron en el año 2012, con tres años de retraso sobre el plazo prometido.

Pero lo más grave de todo es que el modelo de Concesión de Obra Pública utilizado por la Junta para la construcción de este nuevo hospital ha ocasionado que el canon inicial de 37 millones anuales que el SACYL debía abonar a la empresa concesionaria se haya prácticamente duplicado ascendiendo a los 71 millones de euros.

En este video realizado por un grupo de alumnas y alumnos del IES Diego Marín Aguilera, de Burgos, nos explican muy bien como el sobrecoste y el modelo de gestión privada elegido por la Junta de Castilla y León para el HUBU ponen en riesgo la sostenibilidad del Sistema Público de Salud en toda la Comunidad autónoma.


Lejos de mejorar la calidad asistencial para los ciudadanos, esta forma de privatización de un servicio público esencial como la sanidad ha supuesto para Burgos un mayor aumento de las listas de espera y muchos otros problemas derivados de la reducción de plantillas y de la política de recortes que ha sido necesario aplicar para pagar las deudas contraídas con la empresas concesionarias del HUBU, mucho más preocupadas por hacer negocio que por mejorar la salud de las personas.

Salvemos el HUBU. Iniciativa por la mejora del Hospital de Burgos

Un grupo de profesionales del Hospital Universitario de Burgos, de diversas categorías, preocupados por el sobrecoste, el despilfarro y el mal funcionamiento del nuevo hospital ha iniciado una campaña de firmas bajo el título "Iniciativa por la mejora del HUBUen la que solicitan, entre otras cosas, la recuperación del modelo de gestión pública y la creación de un proyecto sanitario para el Hospital en el que participen todos los profesionales implicados para poder alcanzar la excelencia esperable en un centro sanitario de tan alto nivel.



Este es el texto de la campaña:

En dos años de funcionamiento del Hospital Universitario de Burgos (HUBU), trabajadores de diferentes categorías (médicos, enfermeras, técnicos, auxiliares, celadores, etc.) hemos ido constatando la existencia de deficiencias que van más allá de las comprensibles dificultades que puedan derivarse de su puesta en marcha.

A la dispersión, aislamiento y problemas de accesibilidad del personal, se unen importantes deficiencias en los sistemas informáticos, dificultades en el mantenimiento y actualización de los equipos y un alto grado de incertidumbre en cuanto al proyecto que se está desarrollando.

La bicefalia existente en la gestión (SACYL-Sociedad Concesionaria), está provocando graves disfunciones en el funcionamiento del hospital. La ausencia de claridad en las funciones de ambos grupos de dirección, unido a la aparente falta de coordinación entre ambas, está provocando problemas que afectan a profesionales y pacientes.

Si a esto añadimos la nula transparencia en el apartado económico de la relación SACYL-Sociedad Concesionaria y el total desconocimiento de los gastos en los que incurrimos los profesionales en nuestro trabajo diario, el resultado es una sensación de constante despilfarro y gasto exagerado y un estado de opinión entre los trabajadores y la población de que este sistema es caro e ineficiente.

Por todo lo expuesto, desde una posición de lealtad a nuestro Sistema Sanitario Público, y para evitar lamentarnos en el futuro de que nuestro Hospital se convierta en una "oportunidad perdida", SOLICITAMOS recuperar el modelo de gestión pública para el HUBU, y como pasos inmediatos:

Creación de un proyecto sanitario para el Hospital, en colaboración con los profesionales sanitarios, destinado al aprovechamiento eficiente de los recursos para conseguir la excelencia esperable en un centro sanitario de tan alto nivel. 
Claridad y coordinación en las funciones SACYL-Sociedad Concesionaria para evitar disfunciones que redunden en una merma de la calidad en la atención sanitaria.
Transparencia en las condiciones de explotación del Hospital, mecanismos de supervisión y resultados económicos y de calidad de este modelo.
Que el SACYL proporcione instrucciones claras a los profesionales, extreme la vigilancia y exija la diligencia debida a la Sociedad Concesionaria para evitar el despilfarro y la ineficiencia en el uso del dinero público.

NECESITAMOS TU APOYO. SALVEMOS EL HUBU. SALVEMOS LA SANIDAD PÚBLICA


Más información y recogida de firmas: https://sites.google.com/site/transparenciaysanidadhubu

Lágrimas de vergüenza: O comemos, o tomo las pastillas

El programa El Intermedio, de La Sexta Tv, entrevista a Maximiliano Diego, cardiólogo del Hospital Universitario de Salamanca, y autor del artículo 'Lágrimas de vergüenza' publicado en Saludadiario.es en el que narraba una situación dramática originada por el copago farmacéutico.



Cuenta en la web de Saludadiario.es cómo en el último año se han multiplicado los pacientes que sufren un segundo infarto, más grave, al no poder pagar el tratamiento necesario: más de 100 euros al mes. “O comemos, o tomo las pastillas”, confiesa uno de esos hombres.


Un paciente que debía costearse el tratamiento mientras tenía que mantener a su familia con una ayuda de 400 euros. No podía costearlo y rompió a llorar al explicar porque no podía someterse al tratamiento. "Entre el miedo que tenía porque se veía con un infarto, el miedo a la muerte y reconocer delante de sus médicos lo que estaba pasando, acabó llorando", recuerda Maximiliano Diego. 

Saludadiario.es | 'Lágrimas de vergüenza

Recuperar el Hospital Universitario de Burgos para el Sistema Público de Salud. Firma la petición

La Plataforma por la Sanidad Pública de Burgos ha creado una petición en el portal Change.org para solicitar al presidente de la Junta de Castilla y León que se devuelva la gestión y la titularidad del Hospital Universitario de Burgos al Sistema Público de Salud.

La recogida de firmas Online se complementará con la recogida de firmas en papel en los centros de salud de Burgos los días 26 de mayo y 2 de junio y en las principales calles de la ciudad el 8 de junio.



El HUBU, un pozo sin fondo

¿Era este el Hospital que pedíamos para Burgos? ¿Era esto lo que necesitábamos?
El modelo de concesión de obra pública elegido por la Junta de Castilla y León para la construcción y explotación del HUBU, lejos de lo prometido, no ha servido ni para que las obras finalizaran antes, ni para que resultara más barato, ni para dar un mejor servicio a los ciudadanos.

Sí que está sirviendo, sin embargo, para que algunos hagan negocio a costa de la Sanidad gracias a las ventajosas condiciones del contrato de concesión. El HUBU se ha convertido en un pozo sin fondo, en un goteo permanente de dinero con el que todos los castellanos y leoneses vamos engordando los beneficios de Eficanza, la empresa concesionaria. A los alrededor de 70 millones de euros de canon anual que se le paga a la concesionaria, se le van sumando otros muchos gastos sobre los que nadie da ningún tipo de explicación.



Yo elijo 100% PÚBLICA

Desde  SANIDAD PUBLICA SI  nos adherimos a la campaña para exigir que no se deriven las listas de espera a la medicina privada.
Exigimos que el HUBU adopte las medidas necesarias para resolver las listas de espera con los recursos y la organización que sean precisas y que NO SE DERIVE NEGOCIO A LAS CLINICAS PRIVADAS.

Adjuntamos un video elaborado en Madrid pero que es muy demostrativo de la situación del Hospital de Burgos.


La Salud, en peligro

Intervención de Carmen San José, de la Marea Blanca de Madrid.
Explica como la salud está condicionada, principalmente por factores socio-económicos.
Los Servicios Sanitarios, evidentemente, contribuyen y la actual política de recortes está deteriorando el nuestro de forma peligrosa.

La experiencia de Madrid nos enseña que se puede intervenir y lograr resultados. La alianza sanitarios-usuarios ha conseguido parar la privatización en Madrid.

Un Burgos tenemos la tarea del Hospital HUBU, privado, que alquilamos y por el que pagamos una fortuna. Hemos de recuperarlo.

Juntos podemos



Hospital de Burgos: el gran negocio de la sanidad privatizada

El periodista Ignacio Escolar publica en Eldiario.es un extenso artículo en el que detalla la trama empresarial que está detrás de la construcción y la gestion del nuevo Hospital Universitario de Burgos. Es un arículo imprescindible para entender como el sobrecoste de la obra ha supuesto un gran negocio para las empresas concesionarias a costa de la Sanidad Publica.


Hospital de Burgos: el gran negocio de la sanidad privatizada

http://www.eldiario.es/escolar/Hospital-Burgos-negocio-sanidad-privatizada_6_225437483.html

EL HUBU, o como hacer NEGOCIOS a costa de la administración

A medida que va apareciendo información sobre el sistema utilizado por la Junta de Castilla y León para la construcción y explotación de nuevo hospital de Burgos, van afirmándose las sospechas que teníamos sobre lo mal que queda el interés público. En el Contrato de Adjudicación, aparecen detalles que confirman las ventajosísimas condiciones para los inversores.  




Un ejemplo es la Electricidad. La concesionaria FACTURA el consumo del hospital al Sacyl a razón de 0,20 € /Kw consumido. Eso es mucho más de los aproximadamente 0,13 € que los ciudadanos pagamos en nuestros domicilios pero el precio al que lo compra el Sacyl directamente a la eléctrica como gran consumidor es muy, muy, inferior.
Ahora hagan una sencilla cuenta.
Simplemente por actuar de intermediario, la concesionaria GANA una enorme cantidad de dinero. A mayor consumo, mayor beneficio.

¿Recuerdan como presumían en la prensa del “enorme consumo” que tenia el HUBU?

Portada DB 21 oct 2013
DB 21 octubre 2013

 “El HUBU consume tanta energía como 20.000 habitantes”

         “Nada menos que 25 millones y medio de kilovatios hora (kWh).”


El negocio de Eficanza con la electricidad del HUBU

Un cálculo teórico sobre el balance Facturacion-Coste de la energía eléctrica en el HUBU permite concluir que solo en el año 2013 la concesionaria obtuvo un beneficio de más de 8 millones y medio de euros actuando como intermediaria entre Iberdrola y el SACYL. 

Esta estimación está detallada por varios conceptos:


  • 1. Término potencia (parte fija del contrato)

  • 2. Precio de la energía consumida 
  • 3. Impuesto sobre electricidad ( no es seguro que este concepto se aplique a este tipo de contratos, pero lo incluimos). 

Los datos están obtenidos de las tarifas publicadas por Iberdrola en su página web ( enero 2014), y desde luego, Eficanza no pagará más caro del precio de tarifa para ese suministro.

Se parte de una potencia contratada de 14.500 kw para el cálculo de la parte fija del contrato. Esta estimación ha sido consultada con conocedores de estos temas y les parece correcto. Equivale a la potencia que contratan unas 3.600 viviendas. En todo caso, la variación al alza o a la baja en esa potencia, no altera substancialmente los resultados.





Recuperamos el ESAD

El dia 2 Enero, SPSi tiene noticia de la eliminación del tercer equipo dentro del ESAD (Equipo de Soporte a la Atención Primaria), unidad creada para apoyar a los centros de salud de la provincia creado por el, todavía, INSALUD en el año 2000.

Este servicio presta atención en el domicilio a pacientes particularmente complejos que requieren técnicas y dedicación que el propio centro de salud no está tiene medios de prestar. Son cuidados paliativos o cuasi-hospitalarios que permiten que el paciente continué en su domicilio con atención adecuada pese a una enfermedad complicada.

La Sociedad Española Contra el Cáncer contaba con un equipo (médica y enfermera) que realizaba las mismas tareas en el caso de enfermos oncológicos y en 2011 firma un acuerdo con el SACyL para que éste absorba dicho equipo, con lo que el EDAD de Burgos lo componen tres equipos de médico-enfermera desde entonces.

Inopinadamente, de forma irresponsable y guiada solamente por criterios de ahorro por la vía del recorte mas descarado, la dirección del HUBU decide la eliminación de este tercer equipo que, financiado desde el hospital, trabaja de hecho en Atención Primaria. A la vez, la Gerencia de Atención Primaria de Burgos no hace nada para evitar una perdida tan valiosa para la asistencia primaria de la provincia aduciendo que no es de su responsabilidad.


El dia 3 de Enero SPSi  denuncia públicamente el hecho en Facebook

El día 4 Enero la prensa local de hace eco de la noticia y busca una explicación a sus responsables que o no se da o no convence a nadie.

Afortunadamente, el día 10 de Enero Diario de Burgos publica la rectificación del HUBU que restituye el tercer equipo al ESAD


Sanidad Publica SI se congratula de la reparación de tan grosero error.

Queremos hacer notar cómo la participación de los ciudadanos puede conseguir evitar o rectificar los atropellos que nuestro Sistema Sanitario público, como el resto de las servicios sociales básicos, está padeciendo con las políticas de recortes y desmantelamiento de los derechos sociales y ciudadanos.

Desde SPSi  seguiremos trabajando por la pervivencia y mejora de nuestro Sistema Sanitario, a través de la información y difusión de cuantos atentados a su carácter público y a su calidad advirtamos.
Requerimos para ello la colaboración de los ciudadanos en el convencimiento de que SI SE PUEDE.

© Copyright 2015. Website by Way2themes