Sobre la entrevista al Consejero de Sanidad publicada en Diario de Burgos

Reproducimos aquí el comentario que despues de varios intentos no se nos ha publicado en DB sobre la entrevista al Consejero de Sanidad publicada en ese periódico el 29 de junio de 2014 y en la que afirma que «De construirse ahora el hospital es probable que no se optara por el actual modelo de gestión»


Cuando el consejero deSanidad de Castilla y León respondió a la pregunta de las periodistas: ¿Adoptaría la Junta este modelo para otro hospital de la región? Seguramentetenía en mente muchos argumentos para responder pero, entre los que mencionó, ninguno se refería a hechos por todos conocidos y que demuestran que la Juntade Castilla y León se equivocó al elegir este modelo:
  • Es más costoso: 314 millones de euros según el consejero; 423,8 millones de euros según la concesionaria (dato que se refleja en sus cuentas de 2012, como dice el propioconsejero), en cualquier caso muy superior a los 242.851.578 euros establecidos en el contrato de concesión de obra pública por la que se adjudicó el HUBU;
  • Tuvo retraso: El HUBU seinauguró en junio de 2012, casi tres años más tarde de lo anunciado inicialmente y de lo establecido en el contrato de concesión (42 meses a partirdel 28 de mayo de 2006), sin penalización por cierto, como contempla el contrato;
  • Es peor: Desde su inauguración el HUBU ha estado constantemente en obras, ha sufrido inundacionesy desperfectos en sus instalaciones, ha aumentado las listas de espera y ha generado un importante malestar entre los profesionales y usuarios.
Con estas realidades se entiende que el consejero tenga claro que éste no es un modelo para repetir, aunque no diga los verdaderos motivos. Lo honesto sería reconocerlo y buscar soluciones.

Que el HUBU es un hospital privado no lo decimos sólo nosotros, lo dice el contrato de “concesión de obra pública para la construcción y explotación del nuevo hospital de Burgos” que, como señala también el consejero, para recuperar la concesión supone un coste económico que no existiría si fuese público.

También lo dicen, a la mínima, los trabajadores de Eficanza a los trabajadores y usuarios del hospital, y lo dice también el Ayuntamiento cuando se niega a multar los coches mal aparcados dentro del recinto del HUBU o plantea las dificultades para que el transporte público entre en una instalación privada.

El hecho de que no se cobrea los usuarios es porque el sistema sanitario (no el hospital) es público y se paga con los impuestos de todos los burgaleses y castellano-leoneses (como tampoco pagan los funcionarios de Muface que acuden a clínicas privadas para su atención sanitaria).

Cuando el consejero intenta justificar por qué la Junta no adopta el modelo del HUBU para otros hospitalesde la región, argumenta que “en estos momentos tendría unos costes demasiado elevados”. Aunque tímidamente, por fin la Junta reconoce que el modelo de concesiónes más costoso. Y si no es rentable que el próximo hospital se construya con el modelo de concesión, menos aún lo era en 2005. Entonces la deuda de la comunidad autónoma era cinco veces menor y no había la actual limitación de la capacidad de endeudamiento de las comunidades autónomas (2005: 1.789 millonesde euros. 2013: 8.183 millones, según datos del Banco de España).

Los gastos financieros se acaban pagando tanto con el modelo de concesión como con el tradicional, por loque el único “argumento” del consejero no se sostiene a la luz de los datos. Por eso, es lícito preguntarle ¿Cuáles son los verdaderos motivos por los quese eligió ese modelo para el HUBU?

También reconoce que el modelo es más caro cuando las periodistas le piden que aclare cuánto va acostar el HUBU y durante cuánto tiempo. El consejero responde que, “el HUBU le cuesta a la Consejería una media de 46 millones de euros al año de canon durante los 26 años de concesión.” Le parecerá poco, pero es un 50% más de lo previsto y no tiene en cuenta los pagos de los modificados, que también forman parte del canon, y lo han incrementado hasta más de 70 millones anuales (más del doble del canon inicialmente establecido: 30 millones).

Como el mismo consejero reconoce, en el contrato se establecen posibilidades de rescisión o recuperación de la concesión y señala: “A quienes lo proponen, yo les preguntaría si han valorado el impacto que supone”. A lo que le respondemos ¿Lo hizo la Junta cuando firmó el contrato? Es su responsabilidad tanto el modelo elegido y las condiciones en que se realizó como, por supuesto, la solución al problema que la Junta ha creado con este modelo para el HUBU.

Este modelo es una losa para los burgaleses y todos los castellanos y leoneses. Además de pagarlo durante los próximos 28 años, ya estamos sufriendo otro coste en forma de listas de espera (a pesar de las “externalizaciones” y del cierre de camas, que según el consejero “no se necesitaron”), recorte de personal en Atención Primaria  (a través de la reestructuración como el mismo consejero reconoce) y en el hospital (“habrá algún retoque” y “el aprovechamiento del plan de jubilaciones”) y el deterioro de la calidad como han denunciado los anestesistas y otros profesionales.

Insistimos, lo honesto es reconocer los errores y subsanarlos de una forma transparente, justa e inmediata.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

© Copyright 2015. Website by Way2themes