Manifiesto en defensa de la Atención Primaria



Las siete plataformas por la sanidad pública de la provincia (Burgos, Aranda de Duero, Lerma, Merindades, Pradoluengo, Villadiego y Salas de los Infantes), convocantes de la multitudinaria manifestación de hoy día 16 de diciembre en Burgos han suscrito un manifiesto en defensa de la Atención Primaria y del sistema sanitario público que reproducimos a continuación.

Hoy la ciudadanía tiene que volver a pedir en la calle lo que nuestros gobernantes están obligados a hacer y no están haciendo: Preservar y mejorar nuestro Sistema Sanitario Público. Y en esta ocasión, más concretamente, la asistencia próxima, la de nuestro barrio, la de nuestro pueblo, la Atención Primaria, convertida otra vez, como hace tantos años, en la cenicienta de la organización sanitaria.

La OMS acaba de reeditar en su última Conferencia Mundial lo que ya explicó con nitidez hace cuarenta años cuando exhortó a los países, a todos, a que había que librar la batalla por la salud en el barrio, en el pueblo, en la ciudad y no en el hospital, donde solo podemos poner el parche. Naturalmente necesitamos un buen hospital y además sostenible, para cuando no queda más remedio. Pero la salud hay que ganarla, porque hay que trabajarla antes de que se pierda, en el medio social. Allí donde vive la gente por medio de la Promoción de condiciones de vida saludables y la ASISTENCIA SANITARIA en el Centro de Salud o en el Consultorio Local, por parte de los médicos y enfermeras de familia.

En España y en Castilla y León se adoptó este principio a partir de 1985 y poco a poco, se creó una completa red de Centros de Salud bien dotado de profesionales e infraestructura. Se apostó por una Atención Primaria fuerte que debía de resolver el 90% de las necesidades asistenciales.

Desde los años noventa se está intentando acabar con el sistema sanitario público atacándolo con falacias. El sistema mueve mucho dinero y los buitres inversores ven en él una bicoca y encuentran ayuda inestimable en los políticos que no creen en lo público.

Con la Crisis, encontraron excusa para los Recortes de forma que de 2010 a 2018, el presupuesto del SACyL ha perdido 3.400 Millones de Euros, el equivalente a toda una anualidad. Además, parte de esos escasos recursos, se desperdician en los sobrecostes del HUBU, 30 Millones de Euros cada año.

Si se pone menos dinero ya además de despilfarra, naturalmente, no alcanza. El sistema hace aguas y se rompe, por supuesto, por lo más débil: la atención primaria y dentro de ella, aún más, la Atención Primaria Rural.






No hay comentarios :

Publicar un comentario

© Copyright 2015. Website by Way2themes